Cosmética con Ética » Spa, Tratamientos » Experiencia en los spa de Lush

Experiencia en los spa de Lush

 

Fue hará unos 9 meses, en la presentación de los productos de la colección de Navidad 2013 de Lush, cuando me enteré de que la cadena de tiendas contaba con 6 espacios spa en los que realizaba tratamientos, todas ellas en Gran Bretaña.

Mi cabeza empezó a maquinar desde ese momento, no podía dejar de pensar en acercarme a probarlo. Mi truco de no dejar de hablar del tema en una semana funcionó, y un mes después, por mi 30 cumpleaños, mi novio me regaló un viaje a Londres con derecho a tratamiento.

Me tiré muchos días intentando decantarne por uno de los 8 tratamientos, y cuando al fin lo conseguí a unos 10 días de mi llegada a la ciudad, ya era demasiado tarde y todas las horas estaban ocupadas.  Y como todo pasa por algo en esta vida, decidí que mi tratamiento en Lush quedaba pendiente para mi próxima visita a Londres. Así que, estaba vez planeado con la suficiente antelación, este mayo pasado mi prima y yo nos fuimos para allá, cada una con su tratamiento concertado.

Escogimos un The Comforter para mí y un The Sound Bath para ella, ambos de 60 minutos para terminar a la vez, más que primas parecemos novias xD…

El propio catálogo de Lush describe The Comforter como un tratamiento exfoliante diseñado para beneficiarte como ningún otro. “Te envolveremos en un edredón agradable y cálido, cubrimos tu cuerpo con nuestro chocolate caliente exfoliante y masajeremos a conciencia mientras la habitación se llena de burbujas con olor a rosas.”

kitchenCuando llegamos a la tienda Lush de Kings Road estábamos muy emocionadas y algo acojonadas, ninguna de las dos andaba muy sobrada de inglés y de ahí podía salir cualquier cosa. Por suerte llevábamos escrito en la cara “españolassss” (así, con muchas eses) y el personal de Lush fue muy atento con nosotras hablándonos muuuy despacio y con frases simples y cortas xDD

Las salas de spa se encontraban bajando unas escaleras desde el nivel de la tienda, donde había una acogedora cocina con una mesa para sentarse y un cuarto de baño. Ahí nos esperaban las terapeutas para explicarnos en qué iba a consisitir el tratamiento de cada una y presentarnos los productos que iban a usar. Llegó el momento de separarnos e irnos cada una a nuestra sala.

sala-lushPara mi The Comforter me esperaba una sala espaciosa ambientada con luz ténue y una cama. La terapeuta me dijo que me desnudara y me metiera en la cama y cuando estuviera preparada hiciera sonar una campana para avisarla. Y mi último recuerdo lúcido es el de hacer sonar esa campana porque a partir de ahí entré en un trance profundo donde no estoy segura de lo que fue real y lo que me imaginé.

La primera parte del tratamiento la hice boca arriba. Metida en esa cama, tapada con una toalla y arropada con un edredón caliente con una alegre y relajante música de fondo y un olor a rosas que envolvía toda la estancia. La terapeuta me hizo una exfoliación con chocolate caliente parte por parte, seguida de un masaje con una manteca hidratante.

the-comforter1La sensación de relajación era tan profunda que hubo momentos en los que no era capaz de distinguir si la música que sonaba salía de un cd o si la misma terapeuta me estaba cantando al oído.

En la segunda parte del tratamiento me coloqué boca abajo, lo cual fue aún mejor, porque disfruté lo mismo pero con la ventaja de que no hizo falta que reprimiera mi cara de idiota ya que nadie me la veía.

Llegué a perder por completo la noción del tiempo, estaba deseando quedarme ahí un día entero y a la vez estaba impaciente por comentar la jugada al salir.

Al terminar el tratamiento nos encontramos de nuevo en la cocina, donde cada terapeuta nos dió respectivamente a beber un brebaje que completaba la experiencia. No sé lo que era pero me lo bebí como si no hubiera mañana. La verdad es que salimos de ahí como flotando, lustrosas y ¡oliendo de maravilla!

productos-the-comforter

En resumen, hemos decidido que el viaje a Londres va a ser obligado cada año hasta que hayamos probado todos los tratamientos, no es posible perderse algo así.

Así que sin duda recomiendo a todo aquel que se acerque por ahí a reservar con antelación alguno de los 8 tratamientos y llevarse esa experiencia consigo porque vale muchísimo la pena, y lo dice alguien que allá donde va se hace algún masaje y no siempre quedando satisfecha…

Ojalá lleguemos a tener esta oportunidad en alguna de las tiendas Lush de Barcelona, de mientras sólo podremos experimentarlo en cualquiera de sus 6 centros habilitados para ello en Gran Bretaña: Kingston, Edinburgh, Leeds, London-Chelsea, Poole o Liverpool. Me gustaría poderlo ilustrar con fotos tomadas por mí, pero la emoción del momento sumada al pardillismo de no hablar inglés en condiciones hizo que no las hiciera y las haya tenido que pedir al equipo de Lush Kings Road.

Seguiré informando cuando vaya conociendo el resto de tratamientos 🙂

Be Sociable, Share!

    Escrito por

    Filed under: Spa, Tratamientos · Tags: , ,

    Deja un comentario

    Slider by webdesign